RETINOPATÍA DIABÉTICA

Retinopatía Diabética

La enfermedad ocular más común entre los diabéticos es la Retinopatía Diabética, ocurre cuando hay cambios en los vasos sanguíneos de la retina por altos niveles de azúcar en la sangre, que comúnmente se hinchan y dejan escapar fluidos (suero o sangre) o pueden llegar a taparse completamente. Existen otros casos donde nuevos vasos sanguíneos “Anormales” crecen en la superficie de la retina.

Cuáles son los Síntomas más comunes:

Un paciente puede tener retinopatía diabética y no manifestar síntomas en sus primeras etapas, si un paciente es consciente de su enfermedad es necesario acudir a nuestro centro Más Vista, Más Vida para ser atendido por un oftalmólogo despues del quinto año de la enfermedad y por lo menos una vez por año. Es fundamental detectar en etapas tempranas la enfermedad ya que incrementa las posibilidades de corregirse sin tener afectaciones severas a su visión de forma permanente e irreversible. Conforme la enfermedad progresa se pueden encontrar los siguientes síntomas que por lo general se presentan en ambos ojos:

Manchas, puntos o algo similar a hilos de telarañas oscuras flotando en la visión (llamados miodesopsias, manchas flotantes o “moscas” volantes).
Visión borrosa.
Visión que cambia periódicamente de borrosa a clara.
Áreas oscuras (completa o parcialmente) en el campo de visión.
Mala visión nocturna.
Colores que aparecen descoloridos o diferentes.
Pérdida de la visión.

La diabetes es responsable de generar afectaciones a la visión en ambos ojos, incluso cuando no hay una retinopatía. Cambios rápidos de azúcar en la sangre pueden alterar la forma del cristalino del ojo, y desenfocar las imágenes. Se puede reducir los episodios de visión borrosa manteniendo un buen control de azúcar en la sangre. Si usted se encuentra embarazada y es diabética es necesario que acuda a nuestro centro Más Vista, Más Vida para identificar si usted tiene esta enfermedad ya que existen casos donde el embarazo puede agravar la retinopatía diabética.

Tratamiento de la retinopatía diabética

La mejor manera de disminuir severamente una pérdida en la visión a largo plazo es mantener un estricto control de azúcar en la sangre. Generalmente el tratamiento no cura la retinopatía diabética y tampoco puede restaurar una visión normal, el tratamiento retarda la progresión de la pérdida de la visión. Sin tratamiento esta enfermedad progresa de forma continua desde un mínimo hasta etapas de pérdida de visión severas o incluso la ceguera.

Tratamiento por cirugía laser

El procedimiento con rayo láser (rayo de luz muy brillante y finamente enfocado) consiste en realizar unas cauterizaciones pequeñas que son aplicadas cerca de la mácula para reducir los escapes de líquido. El principal objetivo del tratamiento es prevenir una mayor pérdida de la visión, reduciendo la inflamación de la mácula (en caso de edema macular). Tambien es posible aplicar múltiples disparos sobre la retina para proporcionar oxígeno a la misma, disminuyendo así la actividad de la Retinopatía diabética.

Vitrectomía

Es un procedimiento quirúrgico que se realiza en un quirófano en la mayoría de los casos se requiere una corta estancia en la clínica (ambulatoria).

Durante una vitrectomía, en el centro oftalmológico Más Vista, Más Vida se utilizan equipos e instrumental de última generación para extraer la sangre y el tejido cicatrizado que acompañan a los vasos anormales en el ojo permitiendo que los rayos de luz se enfoquen nuevamente en la retina.

Con frecuencia, en una vitrectomía se utiliza cirugía láser para incrementar la efectividad del procedimiento, es común que la cirugía impida que haya más hemorragia vítrea, ya que remueve los vasos anormales que han causado el sangrado y la eliminación de cicatrices ayuda a la restauración de la posición normal de la retina. Para ayudar a que la retina sane en su lugar, nuestros oftalmólogos pueden colocar una burbuja de gas o de aceite de silicón en el espacio del vítreo.

Inyección Intraocular de antiangiogénicos y esteroides de liberación prolongada

En algunos casos, medicinas con esteroides pueden ser prescritas. En otros casos, se puede inyectar un medicamento contra (que inhiba) el factor de crecimiento endotelial vascular. El factor de crecimiento vascular endotelial (VEGF por sus siglas en inglés) es una sustancia proteínica que contribuye al crecimiento anormal de vasos sanguíneos en el ojo, los cuales pueden afectar su visión. Un medicamento contra el factor de crecimiento endotelial vascular puede ayudar a reducir el crecimiento de estos vasos sanguíneos anormales.

La aplicación del medicamento se lleva a cabo por medio de un procedimiento denominado inyección intravítrea que consiste en aplicar anestesia local, dilatar la pupila e inyectar el medicamento en el vítreo. El medicamento reduce la hinchazón (edema), el escape de fluidos y el crecimiento no deseado de vasos sanguíneos anormales en la retina lo que contribuye en una mejora en la visión.

Este tratamiento puede aplicarse una sólo una vez, o varias veces en un período de tiempo a través de una serie de inyecciones programadas para recibirse en intervalos regulares, generalmente entre cuatro a seis semanas.

Posterior al tratamiento o a la cirugía

Es necesario que una vez se haya realizado el tratamiento correspondiente acuda al centro Más Vista, Más vida para llevar un seguimiento de recuperación de la visión del paciente.

CENTRO OFTALMOLÓGICO ESPECIALIZADO

Nuestros médicos son miembros de