OJO ROJO

Ojo Rojo

El enrojecimiento del ojo puede deberse a diversos padecimientos, trastornos o lesiones que causan presencia de sangre, irritación dentro del ojo o congestión de los vasos sanguíneos. En la mayoría de los casos tiene un curso benigno, pero de manera esporádica el ojo rojo puede ser signo y síntoma que anticipa un episodio que pone en riesgo la estructura o funcionalidad del sistema visual, por lo que es necesario acudir al centro Más Vista Más Vida para realizar un diagnóstico oportuno y salvaguardar la integridad de la visión.

Causas más comunes:

Fatiga Visual: Los ojos rojos, ardor y el cansancio van de la mano con mirar por mucho tiempo fijamente la pantalla de una televisión, computadora, tableta o celular, en estos casos se recomienda descansos frecuentes, uso de lentes especiales y en algunos casos el uso de gotas lubricantes, las cuales deben ser recomendadas por un médico.

Conjuntivitis: Aparece cuando la membrana delgada y habitualmente transparente que cubre la esclera y el interior de los párpados (conjuntiva) se inflama ya sea por adquirir un virus, bacterias o reacción alérgica.

Ojo Seco: Este síndrome sucede cuando las glándulas lagrimales producen una cantidad o calidad insuficiente de lágrimas para lubricar y nutrir correctamente a los ojos. El ojo seco crónico puede hacer que la superficie ocular se inflame e irrite, haciendo que los ojos se vean rojos. El ojo seco no es curable pero puede ser tratado, el tratamiento para ojos secos incluye gotas lubricantes o "lágrimas artificiales" y tapones lagrimales

Alergias: Sucede cuando el sistema inmunológico reacciona a una sustancia extraña, como el polvo, la caspa de las mascotas, el polen o determinados químicos que se encuentran en elementos de maquillaje o en soluciones para lentes de contacto, las substancias liberadas (histamina) por el sistema inmune hace agrandar los vasos sanguíneos de los ojos, y estos se vuelven rojos y llorosos.

Evitar los alérgenos conocidos a los que usted es sensible o tomar medicamentos recomendados por su oftalmólogo, como gotas oftálmicas antihistamínicas, puede ayudar a evitar que se agrave el padecimiento como lo puede ser una renitis aguda.

Lentes de contacto El exceso de uso o la falta de cuidados adecuados de los lentes de contacto, ocasiona una acumulación de microbios y depósitos que irritan la superficie del ojo. Normalmente este es síntoma de una infección ocular grave como la queratitis o infecciones oculares por hongos (micóticas).

Lesión Ocular: Las lesiones oculares pueden ser desde rasguños (abrasiones corneales), heridas profundas o quemaduras por químicos, esta lesión siempre se debe de tratar como emergencia médica ya que ponen en riesgo la integridad del sistema visual y se debe acudir con un oftalmólogo inmediatamente.

Úlcera corneal La mayoría de las veces una úlcera corneal es resultado de una infección o traumatismo sin tratar, esta es un riesgo potencial para la visión y deben tratarse como emergencia. Además del enrojecimiento de ojos, los síntomas de la úlcera corneal casi siempre incluyen dolor en los ojos, reducción de la visión y secreciones oculares.

Herpes ocular Se trata de una infección viral recurrente causada por el virus del herpes simplex de tipo 1, el mismo virus que causa las úlceras bucales comunes, otros signos y síntomas son; hinchazón, dolor, secreción acuosa de los ojos y sensibilidad a la luz. El herpes ocular puede ocasionar cicatrices en la córnea si no se trata, y en algunos casos es posible que se necesite un trasplante de córnea para recuperar la visión.

Uveítis La uveítis es una inflamación en la capa media del ojo (uvea) conformada por el iris, el cuerpo ciliar y la coroides en general se caracteriza por enrojecimiento de los ojos, sensibilidad a la luz y trastornos visuales tales como cuerpos flotantes y visión borrosa. Si no se trata lo suficientemente temprano, la uveítis puede tener como consecuencia un desprendimiento de retina, cataratas y presión ocular alta, todo lo cual puede llevar a la pérdida permanente de la visión.

Medio Ambiente y Entorno de trabajo: El exceso de polvo, el aire extremadamente seco y la alta exposición al sol pueden causar enrojecimiento de los ojos. En los entornos de trabajo las partículas de arena, virutas de madera, metal o trozos de vidrio pueden causar rasguños corneales lo que puede derivar en una lesión de ojo que pueda poner en riesgo el sistema visual.

Existen otras afectaciones que se presentan de forma esporádica como es el enrojecimiento de los ojos debido al embarazo, al resfriado o gripa, a la falta de sueño, por nadar o tener contacto con agua con altas cantidades de cloro u otros químicos, mismos que en la mayoría de los casos no representa un riesgo para la visión, sin embargo si persisten las molestias o existe pérdida de visión es recomendable acudir al centro Más vista, Más vida para un diagnóstico y tratamiento adecuado.

Mas Informacíon de la Glaucoma

CENTRO OFTALMOLÓGICO ESPECIALIZADO

Nuestros médicos son miembros de


s